martes, 18 de agosto de 2009

Haikuf, el pescador

Con los pies ahondando la marisma del río, Haikuf colocaba las redes. Bajo el sol, inclinaba su espalda hacia el suelo mientras sus manos se debatían entre el fango, y le hablaba a su hijo- has de trabajar duro Kiansen, y llegarás a ser hombre de bien, y verás enriquecido tu espíritu, como el del samurai que habita esa cabaña- señalando una choza en la ladera de una montaña. Ryokin, el samurai, se hallaba sentado con la espalda erguida y actitud serena; le hablaba así a su esposa, -escucha bien Oysia, hemos de darle gracias a los dioses por permitirnos seguir en el camino recto. Yo, que vivo para proteger al señor Itami, he de venerarle puesto que él es uno de los hombres más justos y dignos de cuantos existen. Dozan Itami, el Daymio de ésas tierras, con las nubes de incienso aromando su estancia, su cuerpo aposentado en telas de brocado de oro, sus cabellos nutridos de esencias de avena, desde lo altivo de su palacio, pensaba: eres todo lo recto que te han enseñado Itami, caminas sobre la Vía del Guerrero y sobre la del Saber, convergen tu actitud y tu aptitud en el único sendero, el de la integridad; pero aún hay a quienes has de tener como referencia. Todo esto lo pensaba Itami mientras sus ojos se iban a postrar en la silueta de un hombre y su hijo que, a pleno sol, pescaban en el río.

Iskandar.

7 comentarios:

Favole dijo...

Bu

Ya era hora de que te hicieras un blog, estabas ya quedándote a la cola.
Me alegro que los graznidos de Alerta Pingüina hayan llegado a tus oídos. No dentro de mucho ya saldrá el segundo número, y poco a poco iremos haciendo cosas nuevas.
Por cierto, bonita entrada. Me ha gustado mucho.

Un abrazo:

M.

Iskandar dijo...

Muchas gracias Macarena.
Si, al final me he animado, mejor dicho, me habéis animado (sobretodo el querubín de las Murphys), espero que os guste lo que vaya poniendo y que sirva para estar más en contacto.

¡Un abrazo y a ver si nos vemos pronto!

Darka Treake dijo...

Qué bonito Iskandar.
Parece una metáfora de la vida misma, con tus personajes nipones cierras el círculo de ese paisaje que tan bien nos describes; como creando este blog, que cierras el círculo, y ya estamos todos interconectados!

jeje
Me alegro mucho de verte por aquí, mucho mucho!!
Me siento un poco el padrino del blog, ajajaja.
mucha suerte en este nuevo camino Iskandar.
Sabes qué me ha gustado mucho??
El título elegido: La mansión del elefante.
Es perfecto!!

Ya verás como poco a poco le vas añadiendo tus cosillas, y te queda un sitio digno de un gran maestro.

Me ha encantado este relato. No sabía que te gustaba tanto el Japón, y que sabías tanto como para un relato así. A mí me encantaría saber y no tengo ni idea. Me parece muy interesante.

Vendré muy a menudo, no lo dudes!!!
un abrazo!
tu amigo, Darka.

Iskandar dijo...

Señor Darka, sabes lo reacio que estaba a hacerme un blog, y bien podrías considerarte su padrino, aunque no se si hay padrinazgo en éstos mundos de Dios ;) Gracias por tu comentario, me alegra que te gustara el relato y el título (aunque he de confesar que lo saqué de una tienda que vi en Ibiza). Bueno, te estamos esperando para cuando vuelvas ir a celebrar el nacimiento elefantino y lo de Alerta Pingüina, y los premios recibidos al blog de Cris y que te hayan dado los papeles para tu doctorado ;)

¡Un abrazo crack!

Cristina Puig dijo...

Hola Iskandar!

Preciosa inauguración, me encantó el relato. Dice el Padrino:)(Darka te acabo de bautizar, pero no te enfades ¿eh? jj) si quedamos en Lorien el jueves, yo os propongo que antes hagamos un kebab por abajo de casa porque tengo al bichín el jueves y no me lo pueden guardar, y al Lorien...aún es pequeño para venir:).Hay que brindar por tu nuevo blog! Aquí tienes una lectora y seguidora nueva.
Un abrazo,
Cris

Anónimo dijo...

Bien!

Marco Robledo dijo...

Enhorabuena por el blog. Me gustan mucho los relatos. Un abrazo